Funciones del árbitro de baloncesto

En un partido de baloncesto, además de los dos equipos que van a enfrentarse y los auxiliares de mesa, suele haber dos árbitros: un árbitro principal y un árbitro auxiliar que tienen que asegurarse de que se cumplen las normas y no se comete ninguna infracción.
Los árbitros de baloncesto tienen que hacer sonar el silbato y tomar decisiones rápidamente durante el juego para ser eficaces y conseguir que el partido se desarrolle limpio y sin incidencias.

Antes de que la pelota entre en juego, el árbitro principal debe asegurarse de que todo está en orden para que empiece el partido. Una de las funciones principales del referí de baloncesto es comprobar que el balón está inflado correctamente y el material se encuentra en perfectas condiciones de juego, además de asegurarse de que las líneas de turnos en los libros de juego están cargadas correctamente y los marcadores utilizados por los jueces de mesa son los correctos.
Al del partido, el árbitro principal tiene que lanzar la pelota al aire desde el centro de la cancha y apartarse del juego dando comienzo al partido.
En el desarrollo del partido, con ayuda del árbitro auxiliar, tendrá que controlar que no se cometa ninguna infracción sobre las normas, teniendo además poder para suspender el partido si fuera necesario. Tienen que asegurarse de que el juego sea limpio para todos los jugadores, lo cual implica cantar violaciones tales como desplazamientos, dribles dobles, violaciones de tres segundos, etc.
Los árbitros de basket, dirigen el juego de acuerdo a las normas establecidas en el reglamento, lo que implica:

Para comunicarse con los jugadores, entrenadores, la tabla de puntuación y los espectadores, los árbitros de baloncesto hacen señales con las manos que luego serán anotas por los jueces de mesa y notificados con los marcadores en el caso de que sea necesario.
Ser árbitro deportivo es uno de los trabajos más difíciles relacionados con el deporte. El árbitro debe estar concentrado en el juego al cien por cien por lo que muchas veces se queda sin tiempo para analizar y dispone de pocos segundos para decidir si existe o no infracción, por lo que no puede distraerse en ningún momento. Debe ser una persona fuerte y silenciosa, debe dominar la jugada pero hacerse notar lo menos posible y debe recordar que el deporte fue creado para los jugadores.
Foto Creative Commons