Pochettino y El Santiago Bernabeu

El Tottenham Hotspur obtuvo un meritorio e importante empate en su visita al Santiago Bernabéu, lo cual puede implicar un antes y un después en su trayectoria en la Copa de Europa, pues en este momento, no existe mejor escenario en el que cuajar una actuación consistente y ganar legitimidad. Mauricio Pochettino, con su puesta en escena, puso la primera piedra de la resistencia de los británicos.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
El detalle que empezó a desvelar la estrategia de Pochettino estribó en la posiciones de Davidson Sánchez y Eric Dier. En el orden más común del Tottenham cuando juega con tres centrales, el colombiano ejerce de líbero y el inglés ocupa el mediocentro. Tanto lo primero, por la capacidad de corrección en el espacio abierto que tiene Davidson, como lo segundo, por todo lo expuesto en este video-análisis, conectan con la identidad futbolística que define a los de Londres.

Sin embargo, contra el Real Madrid, Dier bajó al lugar del líbero y Sánchez se situó como central derecho. Es decir, se renunciaba a la presión y se apostaba por dar mayor empaque -o por reducir el margen de error- en el carril central de cinco defensas. Todo muy ligado al repliegue que lucieron los visitantes que a la postre sentó las bases de la exitosa noche de su agudo entrenador.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
El principal mérito de los Spurs consistió en su concentración y su ínfimo número de errores individuales. El Madrid manejó la posesión durante el 67% del tiempo y, aunque su reparto de espacios no fuera equilibrado, no dejaban de ser Kroos, Modric, Isco, Benzema y Cristiano los que tenían la pelota en la zona de peligro. La posibilidad de fallo es permanente y el Tottenham no regaló nada. Además, se mantuvo sólido como una piedra frente a los centros laterales de los de Zidane, tanto en el balón parado como en envíos en juego.
Con el centro saturado, el espacio para los de Zidane se hallaba en los costados, pero cuando se generan las ventajas en los mismos, luego hay que volver al centro, donde mostraban poca presencia y menos inspiración. Para ellos, el partido estaban en aumentar su actividad en el carril central, intensificar la movilidad allí y que sus atacantes formulasen a Sánchez, Dier y Alderweireld el mayor número de preguntas posible. Dicho lo cual, en vez de hacer lo propio, la mayoría de sus futbolistas se acomodaron en los despoblados espacios abiertos aceptando atacar de la manera en que Pochettino había previsto y declarado preferir. Sólo Benzema, que es una garantía de lectura, interpretó la trampa y fijó por dentro para crear las mejores y más dañinas llegadas del actual campeón.
Así expuesto, podría parecer que el Tottenham Hotspur acumuló méritos suficientes como para llevarse los tres puntos del Bernabéu, y no fue el caso. Su plan ofensiva, basado en un doble poste con Kane y Fernando Llorente para bajar juego directo y romper el ritmo a los blancos, resultó bastante inofensivo, aunque en acciones aisladas se mostrase la calidad de Eriksen y el propio Harry para mayor gloria de Keylor Navas. Más que para dominar u optar a la victoria, lo que Pochettino consiguió con su planteamiento radicó en inspirar una rutina de juego en la que para el Real Madrid era muy difícil marcar gol. Que, a propósito, no es poco. De ahí que, como se apuntó, tanto el técnico con su equipo salieran muy reforzados de la tercera jornada de la liguilla de esta Champions League 17/18.

El nivel que todos quieren

En ‘Herr Pep’, libro en el que Martí Perarnau comparte y analiza el primer año de Pep Guardiola al frente del Bayern Munich, se describe cómo entiende el de Santpedor la velocidad del juego entre las dos mitades del campo. En el libro se recogía el concepto de trabajar la salida todo lo que se necesite, con pausa y rigor, para, una vez el equipo cruzaba la divisoria, la naturaleza de sus atacantes volcara el campo sin detenerse. Un cambio de ritmo que aturdía al oponente, intentando finalizar con muchísima frecuencia.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Puede decirse que fue un primer cambio de Pep a la hora de diferenciar su etapa en Barcelona. La ortodoxia y precisión que Xavi y el juego de posición le permitían, era llevado a un punto diferente con respecto a su desembarco en Alemania. Ahora, en Manchester, Guardiola, en su segundo año en el Etihad, continúa manejando una idea que enlaza con determinadas características del fútbol inglés. Ante el Napoli, el Manchester City pareció vestirse de la versión más aproximada de lo que Pep, el fútbol de las islas y las virtudes de sus hombres podrían entender como común. Frente a los partenopeos, el City pudo ser de todos por separado y de todos a la vez, ofreciendo 45 minutos de un altísimo nivel.

En término más básicos, el City sufre menos atrás. La posición de sus medios, el tempo y las incorporaciones de sus laterales, carrileros o extremos, dependiendo a la altura en que se encuentren, está mejor medido y el juego fluye natural a pesar de no tener en cada escalón de la jugada futbolistas de precisión y personalidad propias de su sistema más exitoso. Lo que ocurrió, desde el minuto 10 de su choque ante el Napoli, respondió, no sólo a la inercia ganadora actual, sino a una sensibilidad diferente. El Manchester City parece haber encontrado el punto estilístico a su propuesta. Se ve bien reflejado en ella.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
No se tomó demasiado tiempo el City en pasar al ataque, en pasar de un pase horizontal a uno vertical. Si bien arrancó pasándose mucho la pelota en la salida, con el Napoli defendiendo arriba pero sin morder ni dañar con una presión alta que hiciera perder la pelota a Otamendi o Fernandinho, los envíos hacia Silva o Sanésupusieron el principio de todo. Guardiola sacó un rédito notable a las tres alturas, dos exteriores y una interior, que habilitó desde atrás hacia adelante -Delph, Silva, Sané; Walker, De Bruyne, Sterling-. La jugada del primer gol sirve para entender la superioridad skyblue para abrir, profundizar y finalizar en el lado opuesto.

Los de Sarri, que ayudaron saltando mucho a por el poseedor de la pelota en fases de repliegue, dejando espacios intermedios para que sus rivales pudieran darle continuidad a la posesión, nunca pudieron incomodar el inicio local ni trenzar su inequívoco y formidable sistema ofensivo. Una vez el City avanzaba, las jugadas fueron sucediéndose de manera sincronizada, perfectas en ritmo y lectura, donde cada jugador citizen veía o provocaba una ventaja en cada una de sus decisiones.

El nivel que todos quieren

En ‘Herr Pep’, libro en el que Martí Perarnau comparte y analiza el primer año de Pep Guardiola al frente del Bayern Munich, se describe cómo entiende el de Santpedor la velocidad del juego entre las dos mitades del campo. En el libro se recogía el concepto de trabajar la salida todo lo que se necesite, con pausa y rigor, para, una vez el equipo cruzaba la divisoria, la naturaleza de sus atacantes volcara el campo sin detenerse. Un cambio de ritmo que aturdía al oponente, intentando finalizar con muchísima frecuencia.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Puede decirse que fue un primer cambio de Pep a la hora de diferenciar su etapa en Barcelona. La ortodoxia y precisión que Xavi y el juego de posición le permitían, era llevado a un punto diferente con respecto a su desembarco en Alemania. Ahora, en Manchester, Guardiola, en su segundo año en el Etihad, continúa manejando una idea que enlaza con determinadas características del fútbol inglés. Ante el Napoli, el Manchester City pareció vestirse de la versión más aproximada de lo que Pep, el fútbol de las islas y las virtudes de sus hombres podrían entender como común. Frente a los partenopeos, el City pudo ser de todos por separado y de todos a la vez, ofreciendo 45 minutos de un altísimo nivel.

En término más básicos, el City sufre menos atrás. La posición de sus medios, el tempo y las incorporaciones de sus laterales, carrileros o extremos, dependiendo a la altura en que se encuentren, está mejor medido y el juego fluye natural a pesar de no tener en cada escalón de la jugada futbolistas de precisión y personalidad propias de su sistema más exitoso. Lo que ocurrió, desde el minuto 10 de su choque ante el Napoli, respondió, no sólo a la inercia ganadora actual, sino a una sensibilidad diferente. El Manchester City parece haber encontrado el punto estilístico a su propuesta. Se ve bien reflejado en ella.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
No se tomó demasiado tiempo el City en pasar al ataque, en pasar de un pase horizontal a uno vertical. Si bien arrancó pasándose mucho la pelota en la salida, con el Napoli defendiendo arriba pero sin morder ni dañar con una presión alta que hiciera perder la pelota a Otamendi o Fernandinho, los envíos hacia Silva o Sanésupusieron el principio de todo. Guardiola sacó un rédito notable a las tres alturas, dos exteriores y una interior, que habilitó desde atrás hacia adelante -Delph, Silva, Sané; Walker, De Bruyne, Sterling-. La jugada del primer gol sirve para entender la superioridad skyblue para abrir, profundizar y finalizar en el lado opuesto.

Los de Sarri, que ayudaron saltando mucho a por el poseedor de la pelota en fases de repliegue, dejando espacios intermedios para que sus rivales pudieran darle continuidad a la posesión, nunca pudieron incomodar el inicio local ni trenzar su inequívoco y formidable sistema ofensivo. Una vez el City avanzaba, las jugadas fueron sucediéndose de manera sincronizada, perfectas en ritmo y lectura, donde cada jugador citizen veía o provocaba una ventaja en cada una de sus decisiones.

Quincy Promes humillo al Sevilla

Quincy Promes fue el futbolista más destacado de un martes de Champions en el que también jugaban Cristiano Ronaldo, Kevin de Bruyne, Harry Kane, Dries Mertens o Philippe Coutinho. El futbolista holandés, de 25 años y con apenas cuatro partidos europeos en su haber, destrozó a Gabriel Mercado primero y al Sevilla de Eduardo Berizzo después con una dinámica de movimientos impresionantes.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Promes marcó su primer gol atacando el punto de penalti y dio su primera asistencia desde la banda derecha, lo cual no tendría más análisis si no fuera porque juega de extremo izquierdo. Desde dicha banda, de hecho, es desde donde anotó su segundo gol y repartió su segunda asistencia. Pero los goles, en este caso, no fueron la causa de su exhibición, sino más bien la justa consecuencia. La clave estaba en cómo sus eléctricos y ágiles movimientos, siempre constantes e inteligentes, arrancaban el motor de un mecanismo de juego que habló muy bien del Spartak y todavía mejor de su técnico, Massimo Carrera. El que fuera defensa de la Juventus, inició su trayectoria en los banquillos como asistente de Antonio Conte. Y aunque en su buena defensa, sobre todo en la presión, se nota la influencia del ahora técnico del Chelsea, lo que determinó el choque fue la organización desorganizada con balón de su conjunto.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Porque ante el Sevilla, el Spartak de Moscú demostró ser un equipo que incide en el movimiento y el intercambio de posición sobre cualquier otro concepto. Luiz Adriano rara vez fijaba. Los extremos iban desde fuera hacia dentro. Pero no como es normal, sino de manera más acentuada, como ya hemos señalado con el torbellino Promes. El mediapunta, Ivelin Popov, se movía hacia todos lados, compensando la jugada según tocase. Los laterales, de marcado carácter ofensivo, llegando muy arriba de forma simultánea, pues el Spartak muchas veces únicamente cierra con los dos centrales más Fernando Lucas por delante. Y Denis Glushakov, el otro futbolista destacado del encuentro, soltándose del doble pivote una y otra vez hasta generar superioridad numérica -y futbolística- sobre cada zona del campo que pisase. Eduardo Berizzo diría luego que no fue un “dominio colectivo”, sino que la superioridad se marcó a base de “jugadas individuales”. Y aunque el DT hispalense tiene cierta parte de razón, lo cierto es que esta concatenación constante de jugadas sólo fue posible por el dominio que lograron tener los rusos.
En todo esto tuvo mucho que ver, por supuesto, el mal desempeño de un Sevilla sin ideas ni fundamento. Pero sería un error centrarse únicamente en lo que no hizo el equipo español, pues enfrente se encontró un conjunto con un sentido del juego muy claro y muy bien asimilado por todos sus futbolistas. Hay que seguir al Spartak.
Entrando ya de lleno en la actuación del Sevilla, los del Toto Berizzo volvieron a tener problemas en todas las fases del juego. Les costó iniciar, les costó controlar y les costó asentarse en campo contrario, lo cual provocó que también les costara presionar y transitar. Las únicas líneas de pase de calidad en la primera parte las ofreció Krohn-Dehli por una mera cuestión de talento individual, no por la estructura que soportaba un juego sevillista que nunca pudo avanzar por fuera.

Los frutos de St. George´s

Voy a hacer una confesión que quizá no sea del todo bien recibida ni entendida: estoy deseando que Inglaterra vuelva a ganar un Mundial. Sí, Inglaterra. Esa que estamos acostumbrados a ver fracasar en cada cita. Esa que dispara las expectativas en las previas para desesperar a la hora de la verdad. Esa que emperifolla su potentada liga a base de derroches obscenos de dinero y parece despreciar sistemáticamente a su producto nacional y al futbolista de kilómetro cero. Esa que necesita de la erudición en los banquillos que parece proporcionar la mano del continente para poder salir de la caverna futbolística en la que se encuentra acomodada desde el origen de los tiempos. Inglaterra, torpona y primaria en su puesta en escena, representa como pocas el espíritu clásico del juego. Ese respeto por las tradiciones, tan infantil que roza la admiración, que hace que de repente uno vuelva a creerse que el fútbol es solo un juego. Inglaterra es un trilero que nos hace creer que tiene la pelotita bajo el cubilete del amateurismo más romántico, cuando en realidad lo ha escondido hábilmente bajo el del profesionalismo más frío y adinerado.
Sea como sea, los que aquí nos juntamos siempre hemos conocido a una Inglaterra estereotipada en el fracaso. Hemos visto desfilar generación tras generación, comandadas siempre por brillantes futbolistas aunque quizá no lo suficientemente extraordinarios, perpetrando una actuación para el olvido tras otra. Y todo, mientras el amarillismo mediático británico se desesperaba por desenmascarar fiestas, excesos y escándalos de todo tipo que ayudasen a jalonar el habitualmente lamentable espectáculo ofrecido sobre el césped por su selección nacional. Respeto a las tradiciones, sí, pero muy a su manera.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
El pasado sábado, en Calcuta y en un estadio que parecía una plaza ajardinada de cualquier urbanización futurista, Inglaterra pasó por encima de España (2-5) para alzarse con el título mundial en categoría U17. Lo hizo, entre otras cosas, porque ha conseguido reunir a lo que parece ser una extraordinaria generación de futbolistas (una más), encabezada por el centrocampista del Manchester City Phil Foden, elegido mejor jugador del torneo. Con el título de Calcuta, la selección inglesa firma una brillante racha en selecciones inferiores en el presente año 2017: han sido campeones del mundo U20, campeones de Europa U19 y, por último, campeones del mundo U17. Una trayectoria que hace pensar que el futuro a corto y medio plazo de Inglaterra en torneos de selecciones pudiera ser exitoso como no lo ha sido en las últimas décadas. La simiente parece estar germinando.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Cinco años atrás, la federación inglesa admitió que la distancia entre su profesionalizadísima liga y las categorías inferiores era demasiado grande. Si el fútbol inglés quería seguir creciendo y no quedarse al margen de la evolución continua que sí presentaban Alemania, Francia, Italia o España, necesitaba invertir en la base del sistema, en los futbolistas más jóvenes. Así, se levantó la ciudad deportiva de St. George’s Park, al norte de Birmingham. Una inversión de 130 millones de euros reflejada en once campos de fútbol, otro más cubierto, un pabellón polideportivo y todo tipo de servicios destinados al desarrollo de sus futbolistas. Unas instalaciones, al estilo de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, Clairefontaine, o Casa Italia en Coverciano, que, por increíble que parezca, no existían en Inglaterra. Unas instalaciones que, apenas cinco años después de su inauguración, comienzan a ofrecer sus frutos.
Cimentada la base, falta por saber si el edificio continua levantándose firme. El salto desde las categorías inferiores y las diferentes Academy de los principales clubes del país hasta el fútbol profesional se percibe aún demasiado largo. Futbolistas parece que hay, o al menos así parecen indicarlo los resultados obtenidos por las selecciones inferiores. Solo falta que la última parte implicada en la cadena formativa ponga de su parte. Que la inmediatez y la necesidad imperiosa de resultados no superen a la paciencia con los jóvenes. Que todos esos futbolistas que han brillado en este 2017 en los torneos de la India, de Corea del Sur o de Georgia encuentren acomodo en las primeras plantillas de sus clubes y que empiecen a gozar de minutos de calidad. Y que Inglaterra, después de toda una vida, no vuelva a fracasar.
Puedes encontrar todo tipo de camisetas de Inglaterra, desde los años ochenta hasta la actualidad, en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.

Prehistoria del fútbol: la desgracia de Jimmy Thorpe

Volvamos atrás en el tiempo. Es el fútbol de entreguerras. Ése del que sólo hay constancia por alguna inocente crónica o del que únicamente aparecen imágenes más cercanas al dibujo a carboncillo que a una fotografía química. En Inglaterra, esos años de la década de los 30, huelen a leyenda y tradición. A equipos modestos plantando cara a los que hoy son gigantes europeos en estadios con tribunas de madera. La prehistoria del fútbol, el germen de la Premier League.
Corría la temporada 1935/36. Un año antes, el Sunderland había conseguido el subcampeonato de liga (en un torneo conquistado por el Arsenal), quedándose a punto de reeditar los éxitos de años anteriores y coronándose como uno de los primeros dominadores del fútbol inglés con sus primeros cinco títulos ligueros. El objetivo de la nueva temporada parecía evidente: el título de liga era poco menos que una obligación. Eran los años de Patrick Gallacher, Raich Carter o Bobby Gurney (hasta la fecha, máximo goleador de la historia del club, con 227 goles) y aquel Sunderland infundía mucho respeto. Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Nuestra historia se detiene forzosamente en la portería de aquel equipo. Bajo el larguero del ya derruido Roker Park, Jimmy Thorpe se había convertido indiscutible desde la temporada 32/33, pese a la dura competencia a la que debía enfrentarse campaña tras campaña. Era, sin lugar a dudas, uno de los pilares básicos de aquel exitoso equipo de la primera década de los años 30.
Pero a Jimmy Thorpe la historia le tenía reservado un destino trágico. Muy probablemente, hoy, muchos años después de sus éxitos deportivos con el Sunderland, no tendría su pequeño hueco reservado en DDF, de no haber sido por lo que aconteció la tarde del 1 de febrero de 1936.
El por aquel entonces poderoso Sunderland recibía en su estadio al Chelsea, un equipo que, por aquella época, no pasaba de ser un habitual de la zona media baja de la tabla clasificatoria y que había logrado el ascenso a la máxima categoría sólo seis temporadas antes. El juego de los Blues era extremadamente físico. Rudo y, en ocasiones, incluso violento. Aquella tarde, los londinenses fueron más fieles a su estilo que nunca.
Las crónicas hablan de un partido bronco, con continuos enfrentamientos entre los futbolistas de ambos equipos. Los visitantes vieron como su extremo Billy Mitchell era expulsado por su actitud violenta, pero eso no hizo mella en su ánimo. En apariencia, su objetivo era lesionar a Thorpe, hasta el momento, un muro infranqueable ante la portería de los Black Cats. Las entradas violentas y los golpes sobre el portero se sucedieron. Tanto fue así, que finalmente consiguieron mermar sus facultades bajo palos, y el Chelsea acabó remontando un 3-0 para rescatar un punto del complicado estadio norteño.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Finalizado el partido, Jimmy Thorpe hubo de ser trasladado al Monkwearmouth and Southwick Hospital, aquejado de fuertes dolores. Como consecuencia de las malas artes empleadas por los jugadores londinenses, presentaba varias costillas rotas y un fuerte golpe en la cabeza, por lo que quedó ingresado. Una semana después de su ingreso, Thorpe fallecía en el hospital como consecuencia de un coma diabético y de un fallo cardiaco, todo ello supuestamente agravado por las lesiones sufridas en el partido ante el Chelsea. Tenía 22 años. Su trágica muerte, afortunadamente, no fue en vano. En un fútbol aún por desarrollar pero ya profesional, la federación inglesa decidió tomar cartas en el asunto tras el fallecimiento del meta del Sunderland. La norma sobre la protección del portero frente al resto de jugadores se modificó (el delantero no podría entrar al portero cuando éste tuviera el balón bajo su posesión), limitando así su exposición al riesgo de lesiones y golpes.
Finalmente, el Sunderland acabó conquistando aquel título de liga de la temporada 1935/36, con el joven Thorpe como mártir involuntario, recuperando así un prestigio algo marchito tras sus éxitos de principios de siglo.

Enfrentar al Madrid en su Tierra parte 3

De inicio, me sorprendió que no jugara Bale. Me parece un lujo innecesario prescindir de tu segundo mejor jugador sin lesiones de por medio. No sé si físicamente tenía problemas, pero no me gustó el 11. Y con el rombo con Isco hay que hacer muchas cosas para poder crear ocasiones. Ahora bien, la dirección de campo de Zidane sí fue muy acertada. 
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Comentabais en la pasada Eurocopa (no recuerdo en qué formato pero juraría que en radio) que siempre que un entrenador tomaba decisiones ofensivas le acababa saliendo bien y los resultados le acababan dando la razón.
Pues ayer, por fin, Zidane se quitó el corsé que se puso tras su primer partido contra el Atlético en 2016 y quitó a Casemiro en un partido grande que no iba ganando. De hecho, es que ni en Liga lo había quitado cuando iba empate o perdiendo; solo recuerdo ese partido en el Madrigal en 2017 cuando la diferencia en el marcador ya era de dos goles y tocaba ir con todo a remontar.
Y el resultado acabó recompensando su valentía. Le estaba costando mucho al equipo salir, no había líneas de pase por delante y la defensa estaba muy atrás, pero quitar a Casemiro y pasar a un Kroos-Modric más 4 atacantes fue como quitarse un lastre enorme. Como propuso Ancelotti en 2014 cuando se pintaba al Bayern de bestia indefendible: “Que defiendan ellos”. Potenciar a Cristiano, ganar sensaciones, tener a Kroos y a Modric en el primer pase con 4 opciones por delante (una de ellas un Bale al que utilizaron muy bien con esos pases en profundidad picados para estirarse) y, sobre todo, darle un compañero a un Marcelo que se estaba exhibiendo pero estaba muy solo por el sistema.
Un compañero al que ya no puedes sentar, por cierto: lo de Marco Asensio ayer fue una cosa muy grande. Que había una debilidad en ese sector y se aprovechó de ello, sí. Pero el IMPACTO en todo de Marco… Es que es buenísimo, no hay más. Todo lo que sea que de entre Kroos, Modric, Isco, Bale, Asensio, Cristiano y Benzema —en caso de estar bien el francés— no haya 6 de inicio sobre el campo en los partidos grandes me parece una concesión enorme. Su competencia son jugadores de mucho nivel, pero estos son otro rollo.
0 minutos de Asensio por partido grande sabe a poquísimo, y Casemiro es un muy buen centrocampista, pero no lo suficientemente como para justificar que Asensio no juegue. Solo un Benzema a buen nivel (no me disgustó su partido, pero no sé si llega a eso) me justificaría la suplencia de Asensio. Con Isco ya no debería haber ni debate, obviamente. Y he de decir que ayer mientras le duró el físico jugó mucho más por delante de balón de lo que hacía últimamente en el rombo. 
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Recuperar al mejor Varane es un input que no sé si se está valorando en su justa medida. Qué bestialidad de central es el francés cuando está así. De los que te permitirían subir la línea hasta el centro del campo incluso contra este PSG. Ayer no subieron tanto la línea, pero en los duelos que tuvo que enfrentar tras algún desajuste mostró todo lo que es capaz de sostener. 
Y, claro, Marcelo.

Lo que Setien quiera

A menudo, cuando un entrenador de estilo muy marcado, como es el caso de Quique Setién, llega a un nuevo equipo se suele hacer un ejercicio de proyección en el que se intenta intuir quienes serán los nuevos protagonistas que lo abanderen. O lo que es lo mismo en este caso, quienes serán los nuevos Roque, Tana, Vicente o Viera.

Pero en realidad esto no tiene sentido con Setién. Al igual que con Marcelino García Toral sí podemos hablar de determinados perfiles que se repiten por los conceptos que él maneja, en el caso del técnico cántabro se puede observar cómo los roles no son otra cosa que la consecuencia de unir el talento individual del jugador con los conceptos colectivos del equipo. Por lo tanto, como no hay dos futbolistas iguales, los perfiles no pueden ser más moldeables.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Es decir, en el libreto táctico de Quique Setién no existe la figura del mediapunta creativo e imaginativo que se involucra en el circuito asociativo y cae mucho hacia los costados con relativa frecuencia. Existen una serie de necesidades tácticas y unos requisitos técnicos para cumplir con ciertos objetivos, pero al final es Jonathan Viera quien se encarga de escribirse su propio guión adaptado. Entender eso, de hecho, fue el principal éxito de Quique con el futbolista canario. Y viceversa. Porque fue a partir de esa libertad lo que le permitió a Roque pasar de ser extremo a mediocentro, a Vicente de mediapunta a interior, a Tana de descarte a futbolista de Primera y a Viera de lo que pudo ser a lo que todos ya sabemos que sí es.

En base a esta premisa hay que entender que Setién no busca al nuevo Roque Mesa o al nuevo Jonathan Viera, porque básicamente ni existen ni, en caso de existir, el Betis podría firmarlos. El nuevo técnico bético lo que está buscando y va a buscar durante un tiempo es una serie de características, condiciones y talentos que le permitan diseñar un equipo que se ajuste a su visión del fútbol. Ordenarse a partir del balón, crecer desde el primer pase, formar muchos triángulos en campo rival, atacar con mucho hombre por delante de línea de balón, no renunciar a ser ancho ni profundo…
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Y en esa búsqueda el Betis le ha encontrado a Víctor Camarasa, un futbolista que sabemos lo que es hoy pero no podemos asegurar lo que será mañana. Empezando por lo primero, del valenciano ya sabemos que ha jugado en un doble pivote (con Simao Mate), ha sido un interior box-to-box (con Verza y Lerma) y ha roto como mediapunta en Vitoria. Tres posiciones distintas y tres contextos diferentes, pero Camarasa los ha interpretado siempre de una forma parecida: luciendo su poderosa zancada, demostrando buen toque e insinuando una creatividad todavía no explotada del todo.

Esto a su vez le ha llevado siempre a ser un jugador muy dado a cambiarles el ritmo a sus equipos. No de una manera individual, pues no es un jugador de acción solitaria, pero sí sin necesidad de involucrar a demasiados compañeros. Cualitativo muy notable tanto en regularidad como en días muy especiales (aquel partido contra el Atlético…).

La final de Low

Alemania cerró su semana triunfal alzándose como campeona de la Confederaciones ante una Chile que se dejó el alma por impedirlo. El planteamiento de Joachim Löw, un técnico que ha crecido a la par que su propio proyecto y que en este momento está capacitado para marcar la diferencia, resultó clave en la desactivación del vigor rojo y en la resistencia segura mostrada en los tramos más duros.

Juan Antonio Pizzi dispuso un 5-2-3 con Arturo Vidal como falso “9” de un ataque que situaba a Alexis Sánchez y Eduardo Vargas en los costados. Y motorizados por el Rey de Múnich y enriquecidos por un costado izquierdo donde el gunner y el carrilero Beausejour causaban estragos, Chile protagonizó una puesta en escena digna del precioso proyecto que ha supuesto esta generación. El ritmo impreso y la variabilidad de las jugadas exigía un ejercicio defensivo enfrente en el que no se adivinaban facilidades. Pero Löw, precavido, había apostado por una línea de cinco defensas donde Ginter, Mustafi y Rüdiger como centrales mantenían superioridad numérica en la zona del remate chileno, donde no había nadie y todos llegaban con prisas. Gracias a esto, las finalizaciones de Vidal, Vargas y Sánchez fueron o precipitadas o muy apuradas, con la merma de precisión que ello supuso. Es el peaje de este modelo.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
La otra ventaja estratégica que sembraría Löw radicaría en la naturaleza de su presión en campo contrario. Al formar en defensa un 5-4-1, protegía las bandas con dos hombres, lo cual le permitió asignar a Draxler y Stindl, sus extremos, un rol defensivo muy, muy agresivo. Ni siquiera defendían a los carrileros Isla y Beausejour, sino las líneas de pase que iban desde el triángulo de salida formado por Jara, Medel y Díaz hacia los dos externos. Alemania conocía los riesgos asumidos por Chile en la gestación del juego y se preparó para obtener rédito de estos incluso cuando la elección de su primer fase fuera, dentro de sus modos, la más conservadora -salir por fuera es más seguro que salir por dentro-. Y encontró el éxito.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Tras el 1-0, Alemania halló la superioridad desde el control y la mantendría hasta que Pizzi comenzó la ronda de cambios. Los ingresos de Sagal y, en especial, Puch sembraron dudas en la defensa germana y dieron nuevas posibilidades a Alexis Sánchez y Arturo Vidal, si bien ter Stegen anduvo en la línea requerida y abortó las pocas terminaciones chilenas dirigidas entre los tres palos. En respuesta, además, los de Löw activaron su peligrosísima contra con un eficiente Rudy dando el pase de escape, unos utilísimos Draxler y Stindl por las bandas y una lectura del carril central por parte de Goretzka y Werner que desangró al campeón de América. El torneo de Goretzka y Werner, de 22 y 21 años de edad, ha sido de futbolistas que competirán por ganar el Mundial de Rusia dentro de 12 meses.
El crecimiento de Joachim Löw es digno de mención
Eurocopa 2012 como un torneo muy, muy flojo del seleccionador alemán y de 2010 rescataría su apuesta y su creación de ilusión pero no mucho más que eso. En los últimos dos torneos, Mundial y Confecup, hemos visto un técnico que toma decisiones y genera ventajas.

Jugar Sin Koke

El Atlético de Madrid se ha encontrado una situación completamente desconocida desde que Simeone dirige al equipo, al quedar comprometida su clasificación para los octavos de Champions. En su visita al FK Qarabag, el conjunto del Cholo jugó un partido falto de identidad, que bien podría haber desnivelado por la diferencia de calidad entre ambos equipos, pero que nunca dominó por el planteamiento y las opciones utilizadas por el argentino en el frente de ataque, pero sobre todo por no poder trenzar más de dos pases con continuidad. La ausencia de Koke Resurrección se dejó notar en cada minuto. Simeone echó mucho en falta al vallecano.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Koke no se caracteriza por ser un jugador especialmente creativo, excepción hecha por su último pase, siempre preciso en la asistencia. No obstante, reúne características que no encuentra la plantilla del Atlético de Madrid en otro futbolista. Bien pudo comprobarse cómo su equipo trató de reducir el impacto de su ausencia con los dos hombres de banda, Carrasco y Gaitán, empezando las jugadas en posiciones interiores, más Griezmann como mediapunta, con un ‘9’ que estirara por delante. Ese juego interior que el centrocampista español suma desde el costado es uno de los principales rasgos que convierten al Atlético en un equipo que tiene dentro el gol que marcó Saúl ante el Fútbol Club Barcelona.

Sin Koke, el Atleti no pudo pararse arriba y elaborar
El contexto, además, facilitó la precipitación. La necesidad de ganar para no quedar tocado en la tabla, unido a que Koke era baja, llevó a los colchoneros a verticalizar cada envío, sin el apoyo de sus laterales y sin poder juntarse alrededor del balón para poder tener controlada la salida de su rival. Un cúmulo de circunstancias que impidieron que la principal virtud de Koke, controlar y buscar un compañero, también repetir pases y elaborar dichos toques para colocar las piezas propias y ajenas en el lugar correspondiente, dominara la escena. Fue un día muy propicio para su fútbol. SI bien no está siendo un inicio especialmente inspirado del español, sus rasgos futbolísticos son, de por sí, estructura de juego.

Entre cierto nerviosismo y la toma de decisiones derivadas por todo lo comentado, el Atlético nunca pudo asentarse y reconocer las alturas que necesita cada jugador para tocar y profundizar. Sin Resurrección, el hombre que menos apareció para sumar pases fue Filipe Luis. Entre el envío raso vertical de Saúl o Gabi hacia los tres mediapuntas y que Carrasco busca muchas más jugadas individuales que sociedades cercanas, el Atlético abrió el partido, sin poder controlar lo que ocurría. Koke es un poso demasiado valioso para contextos clasificatorios tan urgentes.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Koke tiene algunos problemas para agilizar y acelerar una circulación, no es del todo fluido en el gesto y le cuestan ciertas cosas pero si sumamos ‘sentir’ como centrocampista y su lectura de una posesión, de cómo ubica a sus compañeros… es indispensable para el Atlético de Madrid. Indispensable. Ayer fue impactante cómo Koke estaba en el ambiente en cada pase. Es pura organización ofensiva.